Lectura Evangelio 08/Enero/2009 16-12-2017 22:21 (UTC)
   
 

Evangelio del Día  08/Enero/2009
Tiempo de Navidad




Autor: Carlos Llaca | Fuente: Catholic.net

Regreso de Jesús a Galilea
Lucas 4, 14-22. Navidad. Hay que aprender a escuchar a Dios en el silencio de nuestro interior.


En aquel tiempo, Jesús, volvió a Galilea por la fuerza del Espíritu, y su fama se extendió por toda la región. El iba enseñando en sus sinagogas, alabado por todos. Fue a Nazaret, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor. Y enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en él. Comenzó, pues, a decirles: Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy. Y todos daban testimonio de él y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es éste el hijo de José?» 


Reflexión:


El Espíritu Santo, el mismo que estuvo presente en el bautismo de Jesús, el mismo que lo llevó al desierto durante cuarenta días y cuarenta noches para orar con su padre y ser tentado por el diablo. ¿Quién es este Espíritu que algunos le llaman el gran desconocido?

La representación más común que le damos es con la figura de paloma o lenguas como de fuego. Pero la tercera persona de la Santísima Trinidad no puede quedarse con tan pocas alabanzas. Es también, fuente viva que sacia nuestra sed de Dios, es fuego que hace arder nuestros corazones, es caridad que conforta nuestra alma cansada, es el dedo de Dios que modela nuestra alma y la transforma en la obra de arte que Dios Padre quiere, es el don del Dios altísimo, es decir, el mejor regalo que pudimos recibir, es el guía de nuestro caminar por este mundo incierto; es, en definitiva, el arquitecto de nuestra santificación y dulce huésped de nuestra alma. ¿Cómo trataríamos a una persona que desde un inicio ganó nuestra simpatía y conquistó nuestra atención?

Pues de la misma forma debe ser tratado nuestro dulce huésped del alma. Con respeto y veneración. Realizando lo que a Él le agrada, pero sobre todo dejándonos transformar por Él. Hay que aprender a escucharlo en el silencio de nuestro interior, permitiendo que sea Él quien nos ilumine en todas nuestras decisiones y no nuestros gustos y conveniencias. “Espíritu Santo sé Tú la luz que guíe mis pasos”

 
  Menu
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Copyright J.Rivas.V. - El Salvador
 
  Publicidad
  Contacto y Libro de visitas
Quisieramos saber cuales son tus enlaces favoritos, o que secciones te interesan más. Por favor, envía tu opinión en el enlace de contacto.
Gracias por tu aportación!!!!!.
Hoy habia 5 visitantes (37 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=