¿Qué es la Semana Santa? (nuevo) 16-12-2017 22:23 (UTC)
   
 
¿Qué es la Semana Santa?
 

Al final de la cuaresma, los católicos celebramos la Semana Santa en la que recordamos la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, Debemos dedicarla a la oración y a la reflexión de los misterios de nuestra redención y así aprovechar todas las gracias que estas celebraciones nos traen.
Para vivir la Semana Santa, debemos darle a Dios el primer lugar y participar en toda la riqueza de las celebraciones propias de este tiempo litúrgico.
A la Semana Santa se le llamaba en un principio “La Gran Semana”. Ahora se le llama Semana Santa o Semana Mayor y a sus días se les dice días santos. Comienza con del Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Resurrección o de Pascua. Vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús con nuestra oración, sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados. Debemos acercarnos al Sacramento de la Confesión en estos días para morir al pecado y resucita con Cristo el día de Pascua.
Lo importante de este tiempo no es recordad con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es celebrar y revivir su entrega a la muerte por amor a nosotros y el poder de su Resurrección, que es primicia de la nuestra. La Semana Santa fue la última semana de Jesús de Nazaret en la tierra. Su Resurrección nos recuerda que los hombres fuimos creados para vivir eternamente junto a Dios.
 
 
 
 
Domingo de Ramos
 
La Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos “de la Pasión” del Señor”, que comprende a la vez el triunfo real de Cristo y el anuncio de la Pasión. La procesión que conmemora la entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén tiene un carácter festivo y popular. Todo el pueblo lo alaba como rey con cantos y palmas. Este día, los católicos llevamos palmos a la Iglesia, como los judíos en tiempo de Jesús, para que las bendigan y además participamos de la Misa. A los fieles, normalmente, les gusta conservar en su hogares, y a veces en el lugar de trabajo, los ramos de olivo o de otros árboles, que han sido bendecidos y llevados en la procesión. La palma y el ramo de olivo se conservan, ante todo, como un testimonio de la fe en Cristo, rey mesiánico, y en su victoria pascual.
 
 
El Triduo Sacro
 
 
La Iglesia celebra cada año los grandes Misterios de la Redención de los hombres desde la Misa vespertina del jueves en “La Cena del Señor” hasta las Vísperas del domingo de Resurrección.
Este período de tiempo se denomina “Triduo pascual”, porque con su celebración se hace presente y, se realiza el misterio de la Pascua, es decir, el tránsito del Señor de este mundo al Padre.
Con el Jueves Santo se Termina la Cuaresma y se inicia el Triduo Pascual.
La Misa “en la Cena del Señor” evoca la última cena en la cual el Señor, habiendo amado hasta el ext4remo a los suyos que estaban en el mundo, ofreció a Dios Padre su Cuerpo y su Sangre bajo las especies de pan y de vino y los entregó a los Apóstoles para que los consumiesen, mandándoles que ellos y sus sucesores también lo ofreciesen. La Celebración vespertina está centrada en la institución de la Eucaristía y del Orden Sacerdotal, y en el mandamiento nuevo del Señor. Al terminar la última cena, Jesús se fue a orar al Huerto de los Olivos. Ahí pasó la noche y después de mucho tiempo de oración llegaron y lo tomaron preso.
La piedad popular es especialmente sensible a la adoración del santísimo Sacramento, que sigue a la celebración de la Misa en la cena del Señor. A causa de un proceso histórico, que todavía no está del todo claro en algunas de sus fases, el lugar de la reserva se ha considerado como “santo sepulcro”, los fieles acudían para venerar a Jesús que después del descendimiento de la Cruz fue sepultado en la tumba, donde permaneció unas Cuarenta horas. Los católicos llamamos al lugar de la reserva: Sagrario.
Después de la media noche del Jueves Santo, la adoración se realiza sin solemnidad, pues ya ha comenzado el día de la Pasión del Señor.
 
 
 
 
Viernes Santo
 
Después que lo tomaron preso a Jesús en el Huerto de los Olivos, lo interrogaron, lo azotaron, le pusieron la corona de espinas, se burlaron de Él y finalmente lo clavaron en la cruz y murió. ¡Cuánto habrá sufrido ese día Nuestro Señor! ¿Por qué Él, siendo el Hijo de Dios, quiso pasar por el sufrimiento ? Porque fue obediente hasta la muerte y una muerte de cruz para salvarnos. Así nos amó hasta el extremo, cargó con nuestros pecados.
En este día, en que “ha sido inmolada nuestra víctima pascual: Cristo”, la Iglesia, meditando sobre la Pasión de su Señor ay adorando la Cruz, conmemora su nacimiento del costado de Cristo dormido en la Cruz e intercede por la salvación de todo el mundo.
La Iglesia, siguiendo una antiquísima tradición, en este día no celebra la Eucaristía. Se distribuye la Comunión solamente durante la celebración.
El tono triunfal y victorioso de toda la liturgia de este día es reflejo de la teología de San Juan, que presenta la cruz como el momento de la glorificación de Jesús.
El Viernes Santo la Iglesia celebra la Muerte salvadora de Cristo. En el Acto litúrgico de la tarde, medita en la Pasión de su Señor, intercede por la salvación del mundo, adora la Cruz y conmemora su propio nacimiento del costado abierto del Salvador (Cfr Jn 19, 34).
Entre las manifestaciones de piedad popular del Viernes Santo, además del Vía, destaca la procesión del “Cristo Muerto” o “Santo Entierro”. Esta destaca, según las formas expresivas de la piedad popular, el pequeño grupo de amigos y discípulos que, después de haber bajado de la Cruz el Cuerpo de Jesús, lo llevaron al lugar en el cual había una “tumba excavada en la roca, en la cual todavía no se había dad sepultura a nadie” (Lc 23, 53). Al planificar pastoralmente el Viernes Santo se deberá conocer el primer lugar y el máximo relieve a la Celebración litúrgica, y se deberá explicar a los fieles que ningún ejercicio de piedad debe sustituir a esta celebración, en su valor objetivo.
 
 
Sábado Santo y Domingo de Resurrección
 
 
Durante el Sábado Santo la Iglesia permanece unto al sepulcro del Señor, meditando su pasión y muerte, su descenso a los infiernos, y esperando su resurrección. En este día no se celebra Eucaristía.
La Vigilia Pascual y el Domingo de Pascua, según una antiquísima tradición, ésta es una noche de vela en honor del Señor. Es la “madre de todas las santas vigilias”. Durante la vigilia Pascual, la Iglesia espera la resurrección del Señor y celebra los sacramentos de la iniciación cristiana. El domingo de Resurrección es el tercer día del Triduo. Es el Domingo de los domingos.
 
 
Monseñor Rafael Urrutia
Párroco
 
Padre Pedro Hernández
Vicario Parroquial
 
 
 
  Menu
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Copyright J.Rivas.V. - El Salvador
 
  Publicidad
  Contacto y Libro de visitas
Quisieramos saber cuales son tus enlaces favoritos, o que secciones te interesan más. Por favor, envía tu opinión en el enlace de contacto.
Gracias por tu aportación!!!!!.
Hoy habia 5 visitantes (43 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=